Conoce los 3 factores para prevenir el disconfort térmico. Frecuentemente nos encontramos con locales comerciales, oficinas y talleres donde las condiciones ambientales (temperatura, humedad y ventilación) son desfavorables.

Comienza el verano y ya llevamos varias semanas soportando altas temperaturas que, sin duda, afectan al desarrollo de la actividad en la empresa: bajo rendimiento, fatiga muscular, cansancio, somnolencia, dolor de cabeza, confusión y, en algunos casos, riesgos para la salud. Trabajar en un obrador, en la cocina de un restaurante, en una finca agrícola o en la construcción en pleno mes de agosto, puede ser realmente agobiante e incluso peligroso por las altas temperaturas que se llegan a alcanzar.

3 factores para prevenir el disconfort térmico

Según el RD 486/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo:«la exposición a las condiciones ambientales de los lugares de trabajo no debe suponer un riesgo para la seguridad y la salud de los trabajadores. Asimismo, y en la medida de lo posible, las condiciones ambientales de los lugares de trabajo no deben constituir una fuente de incomodidad o molestia para los trabajadores. A tal efecto, deberán evitarse las temperaturas y las humedades extremas, los cambios bruscos de temperatura, las corrientes de aire molestas, los olores desagradables, la irradiación excesiva y, en particular, la radiación solar a través de ventanas, luces o tabiques acristalados».

Disconfort y estrés térmico ¿son lo mismo?

En ambos términos se contempla el malestar que se produce en el cuerpo humano por desajustes en la temperatura, bien por acumulación o por pérdida excesiva de calor.

El riesgo de estrés térmico, para una persona expuesta a un ambiente caluroso, depende de la producción de calor de su organismo como resultado de su actividad física y de las características del ambiente que le rodea. Todo ello va a condicionar el intercambio de calor entre el ambiente y su cuerpo. Cuando el calor generado por el organismo no puede ser emitido al ambiente, se acumula en el interior del cuerpo y la temperatura de éste tiende a aumentar, pudiendo producirse daños irreversibles.

El disconfort térmico está asociado a situaciones de malestar térmico sin que exista un riesgo para la salud. Así, el concepto de confort térmico describe el estado mental de una persona en términos de percibir un ambiente demasiado caluroso o frío. Por otro lado, también se puede definir como una manifestación subjetiva de conformidad o satisfacción entre el trabajador con el ambiente térmico existente.

¿Cómo prevenir el disconfort térmico por calor?

Como ya hemos visto, el factor que más influyen en el disconfort térmico en el trabajo son las condiciones ambientales (temperatura, humedad y ventilación) a las que están expuestas los trabajadores. No obstante, el estudio del ambiente térmico requiere el conocimiento de otras variables como la actividad física desarrollada (trabajos sedentarios, trabajos ligeros y trabajos no sedentarios) y las características del individuo (vestimenta, edad, forma física, hidratación, medicación, etc).

Por ello, las principales medidas a tomar estarán relacionadas con estos tres factores para prevenir el disconfort térmico, teniendo además en cuenta que pueden llegar a interactuar entre sí.

CONDICIONES AMBIENTALES

Se deberá tener en cuenta lo siguiente:

Temperaturas elevadas: es aconsejable que la temperatura de los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similares esté comprendida entre 17 ºC y 27 ºC y donde se realicen trabajos ligeros entre 14 ºC y 25 ºC.

La humedad relativa: es uno de los factores que más incide en la sensación térmica. Por ello, es importante que la humedad relativa del ambiente esté comprendida entre el 30% y el 60%.

Exposición a corrientes de aire de forma continuada: el hecho de estar expuesto de forma frecuente a corrientes de aire puede ser una de las principales causas de disconfort térmico. No se deben superar los siguientes límites de velocidad:

  • Trabajos en ambientes no calurosos: 0,25 m/s.
  • Trabajos sedentarios en ambientes calurosos: 0,5 m/s.
  • Trabajos no sedentarios en ambientes calurosos: 0,75 m/s.

Irradiación excesiva: existen situaciones en las que las personas están sometidas a una excesiva radiación solar a través de ventanas, luces o tabiques acristalados.

Tendiendo en cuenta todas estas condiciones ambientales, el empresario debe velar, entre otros, por:

  • Disponer de un sistema de climatización adecuado y realizar un mantenimiento de los equipos.
  • Garantizar la calidad del aire interior mediante una adecuada renovación.
  • Favorecer el aislamiento térmico del centro de trabajo mediante la instalación de barreras físicas como persianas, toldos, etc.
  • Aislar posibles focos de calor e instalar equipos que nos permitan expulsar el calor al exterior (extractores de aire en cocinas, ventiladores,…).

Sistema climatización

Disconfort térmico persianas

ACTIVIDAD FÍSICA DESARROLLADA

Cuanto mayor sea la actividad, mayor será la tasa metabólica y la necesidad de intercambio de calor con el entorno.

Entre las medidas que se plantean estarían:

  • Adaptar el ritmo de trabajo a la temperatura ambiente.
  • Programar los trabajos con mayor carga térmica en las horas más frescas y establecer periodos de descanso en espacios que dispongan de un sistema de climatización y ventilación adecuados.
  • Evitar cambios bruscos de temperatura y la exposición directa a corrientes de aire acondicionado.

CARACTERÍSTICAS DEL INDIVIDUO

La percepción de disconfort térmico no es igual para todos los trabajadores. Depende de aspectos personales (edad, forma física, hidratación, medicación, etc.) así como de la ropa de trabajo.

Por ello todos los trabajadores deberán ser informados y formados sobre los factores que más influyen en el disconfort térmico y disponer de la ropa de trabajo adecuada.

¿Existe disconfort térmico en mi centro de trabajo?

Como ya hemos comentado, el estudio del ambiente térmico en los centros de trabajo comprende la evaluación de las condiciones ambientales existentes. Mediante el uso de equipos de medición concretos, análisis de la actividad desarrollada en el centro y entrevistas al personal directivo y los trabajadores, nuestros técnicos evalúan la posible exposición a estrés térmico o disconfort térmico en el trabajo aplicando el método de análisis correspondiente (índice WBGT, método FANGER) y estableciendo las medidas específicas a implantar en la empresa. No dudes en contactar con nosotros y solicitar asesoramiento y/o presupuesto.

Medición confort térmico en una tintorería (Método FANGER)

Medición confort térmico en una tintorería (Método FANGER)

Por último, deciros que en nuestro deber y misión de conseguir que todas las empresas sean un lugar más saludable y seguro para trabajar, quedamos a vuestra disposición para ayudaros.  No dudes en contactar con nosotros por el chat o por el teléfono que encontrarás en la parte superior de la web. 

Si te ha parecido interesante el artículo, compártelo en tus redes sociales❤️.

Además, si quieres estar al tanto de todas las noticias relativas a Prevención de Riesgos Laborales, nuestros próximos cursos, consejos para una mejor prevención y mucho más…¡Síguenos en redes sociales!

¿Necesitas ayuda?