El pasado curso escolar se produjo un considerable aumento de casos de acoso laboral y presiones contra los docentes. Según los datos de los que dispone la Consejería de Educación, también en ese mismo curso escolar se produjo un aumento significativo de los casos de mobbing, un incremento exponencial del deterioro de las condiciones de trabajo, del clima de convivencia y de las llamadas «conductas desafiantes» hacia los docentes. Estos datos explican, según el consejero Marcial Marín, «la necesidad urgente de que se ponga en marcha la Ley de Autoridad del Profesorado, que respaldará, protegerá y defenderá a los docentes de Castilla-La Mancha, que hasta ahora han ido viendo como su figura se iba minusvalorando sin que nadie hiciese nada». Según los mencionados datos, en el curso 2010-2011 hubo un aumento en los problemas de disciplina, falta de respeto, desobediencias y casos de cuestionamiento de la capacidad profesional de los docentes.También crecieron las conductas desafiantes injustificadas por parte de los alumnos y padres relacionadas con la percepción de baja autoridad del profesorado.
Estos datos están incluidos en un estudio sobre la autoridad del docente que obra en poder de la consejería, en donde, además se arrojan algunas cifras. El pasado curso, en el apartado de «estado anímico» que reflejaban los docentes, del total de llamadas recibidas, un 60% de las mismas reflejaban cuadros de ansiedad en los docentes; un 17% eran casos de depresión; y un 15% por baja laboral. En el apartado «motivo de la llamada», un 23% se referían a denuncias de los propios docentes por faltas de respeto; casos de acoso laboral a través de grabaciones, fotos o internet (20%); acoso, insultos y amenazas de alumnos (17%); problemas con la dirección de los centros (14%); conflictos con otros compañeros (10%); conductas agresivas de los alumnos hacia el profesor (5%); agresiones de alumnos (5%); acoso, insultos y amenazas de padres (3%) y posible abandono de la profesión (3%).
Fuente de Datos: abc.es

¿Necesitas ayuda?