Una niña de 12 años en un colegio de Texas se desploma de repente, gracias a la rápida intervención de sus profesores y a la presencia de un desfibrilador en el centro, esta noticia tiene un final feliz.

Noticias como esta nos hacen caer en la cuenta del bajo coste de instalar un desfibrilador en lugares públicos, debido al gran número de vidas salvan. Cada vez son más los centros comerciales, recintos deportivos y lugares de gran afluencia que cuentan con un desfibrilador.

Según el Ministerio de Sanidad, se estima que cada año se producen en España más de 24.500 paradas cardíacas extrahospitalarias. La fibrilación ventricular es la responsable inicial de hasta un 85% de ellas y la experiencia científica ha demostrado que la efectividad de la desfibrilación temprana en la recuperación de un ritmo cardíaco eficaz es del 90% cuando es posible efectuarla en el primer minuto de evolución.

Además, cada año, 68.500 pacientes sufren un infarto agudo de miocardio en España. De ellos, aproximadamente un 30% fallece antes de ser atendido en un hospital.

El decreto del Gobierno indica que las máquinas deberán estar colocadas en sitios accesibles y señalizadas de una manera adecuada. Además, se instruirá al personal no sanitario que trabaje en las instalaciones donde se coloque el desfibrilador para que sepan cómo utilizarlos.