La directora del Instituto de Seguridade e Saude Laboral de Galicia (ISSGA), alertó del aumento de los riesgos psicosociales en el trabajo a causa de la crisis al tiempo que incidió en las dificultades que plantea la concienciación sobre prevención de riesgos laborales, sobre todo en pymes y micropymes.
Así lo asegura en una entrevista, en la que admite que a causa de la crisis económica hay más riesgos psicosociales derivados, sobre todo, del miedo a perder el trabajo o que se puedan producir despidos, lo que genera un -clima de presión- nocivo para los trabajadores. Aún no hay evidencia científica para determinar qué reflejo tiene la crisis económica en la siniestralidad, que, sin embargo, sí ha visto la importancia de la crisis económica en el incremento de riesgos psicosociales e insta a -reforzar el asesoramiento en este sentido- desde la Administración.
Aunque la directora del ISSGA señala que hoy en día -no es raro- que se hable de prevención, sí ha admitido -especial dificultad- en la concienciación de pymes y micropymes en Galicia. -El panorama ha cambiado, las organizaciones empresariales tienen presencia activa y cualificada. La mayor dificultad viene por un empresariado pequeño, atomizado, más difícil, que genera en determinados momentos una especial dificultad-. En particular, la directora destaca que en este tipo de centros de trabajo -la internalización- de la prevención es -más difícil- dado que -estos empresarios son también trabajadores, lo que hace más difícil que lo vayan asumiendo día a día-. Por ello, apuesta por -estar ahí-.
riesgos psicosociales
Acerca de la posibilidad de que la crisis esté influyendo en una menor declaración de partes de baja por accidente laboral,la directora indicó que -no me atrevo a decir que una obligación legal de notificar la baja no se haga; quien da la baja es el facultativo de la mutua en donde está predeterminado qué es lo que tiene que tener baja y qué no; eso está tremendamente aclarado-. Aun así, la directora del ISSGA apostó por -aumentar la actividad inspectora y, -sobre todo-, la actividad de asesoramiento técnico-, para que -no necesite un inspector ir cada día al centro de trabajo para comprobar que todo se cumple-. -Hay que vigilar más, hay que controlar más, pero con un perfil desde el órgano técnico, un perfil de ayuda sobre todo para las pequeñas empresas-.
Según constata,los accidentes laborales disminuyeron en 2010 un 7,77 por ciento con respecto al año anterior, hasta los 36.430 siniestros, 3.069 menos que en 2009. En concreto, la siniestralidad laboral descendió el pasado año en las cuatro provincias gallegas, en A Coruña un 8,79 por ciento, en Pontevedra un 8,15 por ciento, en Lugo un 7,37 por ciento y en Ourense un 1,78 por ciento. Además, los siniestros mortales bajaron un 12,16 por ciento, mientras que los -in itinere- disminuyeron un 4,57 por ciento.
A pesar de los avances, la directora del ISSGA insta a continuar trabajando en concienciación y ha apostado especialmente por dar un -especial apoyo- a pymes y micropymes en este ámbito, sobre todo en el asesoramiento. Yo me atrevería a decir que no todo lo que es prevención cuesta dinero y es necesario tener en cuenta los costes de la no prevención.