Según el departamento de Investigación del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, el 35% de los accidentes mortales en el trabajo se debe a un sinistro en la carretera. Aunque los siniestros al volante representan algo más del 10% de todos los accidentes laborales con baja, los siniestros de tráfico constituyen una de las causas principales de mortalidad en el trabajo. En concreto, de los 600.000 accidentes laborales que requirieron baja médica en 2010, 76.000 se produjeron in itinere, es decir, durante el trayecto al trabajo o en el regreso al domicilio, de los que el 71% se debió a un accidente de tráfico. Durante la jornada laboral, el porcentaje de accidentes laborales que responden a un siniestro al volante se reduce al 8,3%. En cuanto al perfil, los accidentes in itinere se producen más entre mujeres, especialmente en el sector industrial, probablemente por las mayores distancias entre el centro de trabajo y el domicilio. En los siniestros en jornada, predominan los hombres jóvenes que se dedican al sector de la construcción.

Fuente de Datos: Riesgo Laboral